Logo de DModaModaBellezaLifestyle
Newsletter
Logo de DModa

El perfume que huele a invierno y que consigue relajarme

Por María José Pérez - 16 de enero de 2024 - belleza

El Perfume de Invierno de Rowse Beauty se ha convertido no solo en una fragancia perfecta para esta época, sino también en un recurso salvavidas que me ayuda a conciliar el sueño.

Esta es una carta de amor a un perfume, solo que a uno que jamás pensé que estaría entre mis manos porque, sencillamente, no sabía que existía: es un perfume en aceite que huele a invierno. Así, tan contundente como suena. Pero cuando se produce un flechazo, una siempre se deja llevar por el entusiasmo, ¿verdad? 

La historia comienza en la cena de presentación de Sowll, una plataforma multimarca centrada en el bienestar sostenible de la que ya he hablado varias veces en redes sociales porque su selección de productos es exquisita. Allí, sus fundadoras nos obsequiaron, entre otras cosas, con este botecito que ahora siempre procuro tener cerca de mí. La curiosidad me pudo: nunca había probado un perfume en aceite y, además, después de una época de desolación olfativa, estaba ampliando mi repertorio de fragancias y dejándome llevar por mi estado de ánimo a la hora de escoger el perfume del día. Vamos, que llegó en el momento perfecto. 

El nombre me sedujo en milésimas de segundo: Perfume de Invierno. Una de mis épocas favoritas del año a todos los niveles. La firma también ayudó: no había probado nada de Rowse pero había escuchado muy buenas opiniones al respecto de la firma de belleza de Nuria Val y Gabriela Salord y eso que la conexión con la naturaleza no es algo que necesariamente llame mi atención per se. Igual que con la moda sostenible, me hace falta que el producto sea bueno. Y este lo es.

En cuanto abrí el envase roll-on, sentí un aroma muy envolvente, potente y equilibrado al mismo tiempo. Y reconozco que no sería el ideal para alguien a quien le gusten los perfumes ligeros y frescos, pero esas palabras rara vez están en mi vocabulario. Así que entré de lleno en ese olor que empecé a aplicar en el interior de las muñecas, el cuello y el escote. Una palabra apareció inmediatamente en mi cabeza: reconfortante. Era un abrazo. 

Me pasé el día inspirando profundamente y a mitad de jornada, reapliqué para volver a ganar en intensidad, cosa extremadamente fácil porque además el perfume cabe en cualquier sitio y es discreto de aplicar. Pero el último giro de tuerca vino por la noche, cuando después de hacer mi rutina y antes de meterme en la cama, me encontré necesitando precisamente algo reconfortante. La solución vino como una idea que resultó ser de todo menos peregrina: el Perfume de Invierno. Volví a pasar el metal por las mismas zonas que durante la mañana, pero añadí también la base del cuello y las sienes cerca de la raíz del pelo; solo un toque ligero para sentir un poco más cerca el aroma. Y llámalo efecto placebo o aromaterapia, pero la cuestión es que ese olor me ayudó a relajarme y, por tanto, a dormirme más rápido

Al día siguiente me puse a investigar qué había en ese botecito para haberme conquistado de esa manera. Encontré muchas cosas que me gustaron: la hierbabuena, que da un punto picante y, en teoría, ayuda a aliviar el estrés (quizás por eso este perfume me hace sentir más calmada), la rosa de roca, que resulta cálida y tiene un punto a ámbar; el cedro de Atlas y cardamomo, que aportan ese toque terroso y amaderado que siempre busco en los perfumes (y sí, también relajan y aportan sensación de bienestar), el pachuli, que sigue esa línea amaderada y almizclada y también, según Rowse, "ayuda a equilibrar las emociones y proporciona calma" y por último, la bergamota y la mandarina, que dan un contrapunto afrutado y floral que completa el conjunto. Así que sin saberlo, tenía en mi poder un cóctel olfativo perfecto para los días en los que necesito sentirme segura pero no expuesta, en los que anhelo inspirar calma a cualquier hora. 

Cuando lo compartí por Instagram, las chicas de Rowse me dijeron (y también comprobé en la web) que este perfume se inspira en su aceite corporal de invierno y sobra decir que, en cuanto pueda, va a entrar en mi rutina corporal: los buenos productos de autocuidado tienen que marcar muchas casillas y estos, lo hacen.