Logo de DModaModaBellezaLifestyle
Newsletter
Logo de DModa

Cómo combinar un jersey gris (por eso de que es el tono de la temporada)

Por María José Pérez - 26 de noviembre de 2023 - moda

Vale que el rojo y el celeste, imprescindible en 2024, pisan fuerte en materia de jerséis, pero el gris es ese color que no deberías perder de vista (y que aumenta el factor cool).

Cada vez que hay un color que despunta como infalible, versátil y también cool (no vamos a engañarnos), se dice de él que es el nuevo negro. Y el color gris, desde luego, anda cerca, aunque solo sea porque pertenecen al mismo universo. La cuestión está en que este año ha ido colándose en numerosos looks de street style después de haberse coronado como uno de los tonos imprescindibles en las pasarelas, y puede que por eso el jersey negro haya sido sustituido, al menos en algunos casos, por el jersey gris. Como sucede con el azul marino o incluso con el marrón chocolate, tiene todas sus bondades y el plus del factor sorpresa, porque al pobre color negro ya lo damos por supuesto.

Evidentemente, no va a ser lo mismo un gris marengo que un gris claro, pero las maneras en las que combinarlo son tremendamente similares. Así que por eso este puñado de looks te pueden dar ideas sobre cómo combinar un jersey gris. Ya lo sabes: adapta estas fórmulas a tu armario y tu estilo.

El jersey gris, con un total look

Empecemos por lo evidente: usar un estilismo monocolor minimiza enormemente el margen de error. Si el pantalón o la falda son formales, puede ser interesante añadir el contrapunto de la zapatilla deportiva, pero en realidad funciona con cualquier calzado.

El jersey gris, con tonos crudos

O beiges, o piedras, o cremas... Llámalo como quieras: la cosa es que aparezca con esos tonos suaves y claros. Puede crear un estilismo muy sofisticado, especialmente si se presta atención a las texturas. Y no, no tengas miedo de añadir otros tonos de gris.

El jersey gris, con una chaqueta marrón

Puede sorprenderte, pero si algo nos ha enseñado la colección de Prada es que el gris y el marrón son una gran idea juntos. Como en la pasarela italiana, puedes apostar por añadir un tercero en la ecuación (el blanco), pero si quieres ir a por algo más seguro, quédate en esos dos colores y sigue con el gris para la parte inferior.

El jersey gris, con una falda azul intenso

Es un poco más atrevido, pero muy efectista y efectivo, especialmente ahora que los eventos navideños y las ocasiones un poco más especiales están empezando a llenar el calendario.

El jersey gris, con una biker y un toque de rojo o burdeos

Los looks monocolor pueden romperse con un toque en los accesorios, y aunque el bolso es muy recurrente, los zapatos son una elección estupenda, especialmente si no quieres que llamen demasiado la atención. Tampoco desdeñes el poder de una biker oversized sobre un jersey gris, sobre todo si el material tiene efecto desgastado.

El jersey gris, con lentejuelas (de un color similar)

Quizás sea por el aire de confort y de relajación que transmiten, pero los jerséis grises parecen especialmente adecuados para rebajar el dramatismo y la teatralidad que atesoran las prendas de lentejuelas. 

El jersey gris, con una falda de cuero

La premisa es exactamente la misma que en el look anterior: la sensación comfy de la parte superior parece perfecta para quitarle importancia a materiales más llamativos o duros, como puede ser el cuero (o el efecto cuero).

El jersey gris, con una camisa de rayas y vaqueros

Según el corte del jersey, el look se te puede ir a lo más preppy o a lo más casual, así que tenlo en cuenta a la hora de escoger tus piezas. Por supuesto, cuanto más holgado, más relajado y menos pijo.

El jersey gris, con un pantalón de cuadros

El tartán también parece maridar bien con los jerséis grises, pero si no te atreves con el rojo intenso, puedes buscar telas que sigan los tonos de la parte superior.

El jersey gris, con otros tonos de grises

Es casi un look monocolor, pero sin la presión añadida de que todo vaya perfectamente conjuntado. De hecho, puedes añadir incluso alguna nota un poco más discordante, como el greige o esos colores que tienden hacia los tonos piedra.